Institución ADEPROH

La Entidad, su Historia, logros y proyectos

AdeProH es la única organización de consorcistas (formada por propietarios e inquilinos) constituidos en Asociación sin fines lucrativos avalados con Registro Oficial del Gobierno para defender intereses individuales y colectivos de consorcios y de consorcistas en las relaciones de consumo (constructoras, proveedores, bancos, seguros, suministros, administradores, ex administradores…) siendo además pionera desde el año 1996 en continuar prestando su experiencia y dedicación asistiendo y orientando a otros consorcistas en todos sus vínculos consorciales (linderos, vecindad, encargados, rentabilidades, expuestos…) y en sus relaciones con las autoridades (afip, catastro, agencia ambiental, control de obras, registro inmobiliario…) abordando todos los matices consorciales (cursos de formación para administradores, escuelita de consorcistas, seminarios, conversatorios, disertaciones, pericias técnicas, veeduría en asambleas, controles de gestión y auditorías, intimaciones, conciliaciones, mediaciones, acción administrativa y judicial…) El caudal de 25 años en el rubro nos permiten contar con las mejores herramientas técnicas y recursos humanos capacitados para ajustar, perfeccionar, y gestar cambios profundos en el ámbito consorcial, especialmente instruyendo a consorcistas y administradores, y comunicando a formadores de opinión pública, medios de difusión masiva, e incluso a funcionarios Estatales, convirtiendo la comunidad consorcial en la primera célula social de activismo y motor de cambios cívicos (en edificios de altos, plantas únicas, barrios cerrados y countries, complejos habitacionales, conjuntos inmobiliarios, galerías comerciales, urbanizaciones perimetradas)… conoce más

Se trata la nuestra de una Agrupación de copropietarios y/o consorcistas que pasaron por similares situaciones que puede estar viviendo los lectores; es decir, el sentimiento de angustia, impotencia, descuido o indignidad suficiente para movilizar a ejercitar sus derechos, aprender, profundizar en el tema y luego contagiar sanamente a los demás, compartiendo conocimiento;

Es la Convivencia en Propiedad Horizontal una cuestión de conductas humanas, libres, capacitadas e intencionadas; cuya regulación queda en manos de las Normativas;

Pero resulta que las Normativas son siempre de interpretación variada, y hay quienes lo hacen en un sentido y quienes lo hacen en otro;

por esto sostenemos, que si enseñamos, aprendemos;

El empoderamiento de los subordinados al Estado tiene su espacio de afinidad, de comunión, de solidez, de afianzamiento, y de solidaridad, indefectiblemente en la figura del Vecino;

El Vecino es el concepto más amigable que existe en una Ciudad; y en la vida de cada Argentino;

Vecino es un término casi familiar, que va inseparablemente unido al de confianza;

Confianza es lo que ansiamos todos los humanos para desarrollarnos con seguridad personal, y con seguridad sobre los bienes que adquirimos, que alquilamos, o nos prestaron; y que nos esforzamos por mantener dignamente;

Confianza en otros es lo que deseamos quienes nos alejamos diariamente de hogares, oficinas, comercios, dejando sin resguardo a las unidades durante el día, la noche, o los fines de semana;

confianza es lo que ansiamos también tener, en forma permanente, a quien le cedemos la administración de nuestro patrimonio y la defensa de nuestros intereses, o sea, al Administrador;

Todo ese entramado de solidaridad, cooperación y beneficio común solo se puede conseguir realzando la figura del Vecino;

porque es solo a través del Vecino sumado a otro y a otros que se logra el asociativismo posible de unir fuerzas y convertirse en un grupo homogéneo de intereses compartidos y defendidos;

Es entonces el Vecino, algo más que otra persona, es una Institución, es un Bien valorable, es la primera extensión de la Familia, y es el portal de entrada a la convivencia pacífica y social de un Consorcio;

Consorcio que nos convoca a la convivencia periódica, de primera mano en la interrelación que nos genera compartir un Edificio, o un barrio cerrado, o un PH de pocas plantas o pocas unidades incluso;

De ahí partimos y allí volvemos cada día, confiando también en un Encargado que además de ser portero del ingreso, además de cuidarlo, resguardarlo ante desconocidos y atenderlo con diligencia y dedicación, es quien verifica el correcto funcionamiento de máquinas, servicios, tanques, elevadores, es quien nos reparte la correspondencia, y quien nos socorre en primer lugar ante un percance;

Es en definitiva, un Vecino más; pero no solo en la idealización, sino en la práctica, ya que en la mayoría de casos convive junto a su familia en la portería, junto a nosotros;

Desde nuestra posición de representantes de los Vecinos que habitan la Propiedad Horizontal, y que asumen una posición de Consumidores, bajo la potestad en la que el Estado colocó como partícipes del Sistema, estamos convencidos que toda evolución, todo avance y toda decisión de superar niveles de bienestar, pasa por la preparación educativa;

Entender cómo se desarrolla el Sistema, qué roles cumplimos, cuáles son los órganos y sus funciones, resulta tan fundamental como entendernos a nosotros mismos y como fijarnos metas, pero en lugar de individuales, hacerlo en grupo;

Hace más de veinticinco (25) años que transitamos este camino de evolución, divulgando ideas, implementando en la práctica, cometiendo errores y  corrigiendo, aceptando otros conceptos, sugerencias, opiniones y proyectos;

Esta experiencia y esta mayoría de edad institucional nos llevan a asegurar que los cambios, ajustes, y búsqueda de perfeccionamiento, hasta lograr la sintonía fina del Sistema de Propiedad Horizontal, pasa por la Educación, del consorcista, del administrador y del soberano Estado;

La primera célula de sociabilidad ciudadana se da al salir de cada apartamento, y esto sucede en el ámbito de la propiedad horizontal, compartiendo el agua, el pasillo, la escalera, el ascensor, el vestíbulo, el recinto de los deshechos, la algarabía de nuestras mascotas;

La primera instrucción cívica de convivencia la debemos afinar, entonces, en esta forma primaria de compartir con otros, y de allí, en grupo y asociativismo, salir a la calle a compartir una forma superior;

Sostenemos que el abordaje de esta instrucción es una cuestión pendiente en el Plan Educativo formal, por lo cual tendemos a fomentarlo en uno informal, pero serio, responsable, capacitado y abierto a la comunidad; 

Esto es lo que hacemos mediante las Jornadas gratuitas, los cursos, las clínicas, los seminarios, los simposios, la charla cotidiana y los debates con copropietarios e inquilinos, con administradores, con asociaciones de consorcistas, con diputados y representantes de la opinión pública;

Con ese objetivo comenzamos el 12/11/1996 y continuamos en forma ininterrumpida, cambiando a los miembros, incorporando nuevos, saludando a los que nos dejan;

con ese objetivo seguimos pulseando y bregando por la incorporación en el Plan Educativo de la temática de Convivencia en Propiedad Horizontal, sus implicancias psico-sociales, su repercusión en los bienes materiales, en la integridad física, en la salubridad, sanidad e higiene de los ciudadanos;

Esto porque hoy en Edificios, barrios cerrados, conjuntos inmobiliarios, o mañana en donde vayan a confluir los seres humanos, jamás prescindirán unos de otros;

En esa dependencia necesaria y beneficiosa entre iguales, aparece antes que nada, el compartimento del hábitat de convivencia, de la tolerancia mutua, la inalterabilidad al descanso y sosiego; la tranquilidad que da la solidez edilicia y el correcto funcionamiento de las instalaciones; la procura de salubridad del agua potable, la inofensividad de productos para desinsectación y controles de plagas, la sanidad frente a polución del aire y suelo, y ante humedad de ambientes; las prevenciones ante riesgos eléctricos o fugas de gas; y las medidas de anticipación, confrontación y evacuación ante siniestros;

En esa tarea de protegernos y proteger a congéneres, vecinos, estamos; porque si damos a nuestros hijos las herramientas fundamentales de conocimiento e instrucción, de Leyes, Principios, Reglas y Consecuencias de este Sistema masivo de convivencia en nuestra Ciudad, involucrados a convivir en comunidad, los estaremos dejando en un lugar óptimo para que protejan a sus familias, cuiden sus bienes, aumenten su capital, valoren su dignidad y evolucionen mejorando como seres cívicos;

Conociendo, divulgando, coexistiendo, habremos dado las herramientas que nosotros mismos desconocimos durante tanto tiempo, para que Ellos puedan y sepan, construir su propio futuro